Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



27 de octubre de 2014

"todo lo que siempre has querido está al otro lado del miedo"
George Addair

25 de octubre de 2014

10 de octubre de 2014

20 de septiembre de 2014

18 de septiembre de 2014

Las "casas de piel" nómadas transmiten adentro las vibraciones del exterior.

15 de septiembre de 2014

26 de agosto de 2014

he puesto más piedras en la tumba de Gufo me suena exactamente igual que nubes de evolución

10 de agosto de 2014

En el jardín, recogiendo pelos de Gufo (Jarabella Casper Dien. Galápagos, 10.10.1999 - Alcázar de San Juan, 06.08.2014) en mayo de 2012, para dar un acabado de lujo a su nido.

24 de julio de 2014

en la llanura manchega.. la vista se pierde en la línea del horizonte y se mezcla con el rojo de la tierra que se funde con el azul clarísimo del cielo. Dicen que el mar es así, .., una raya de color que se junta con otra, aunque en el mar no se sabe porqué las dos son azules

(Rosa Cano)

1 de julio de 2014

amanece
las picarazas desayunan en el asfalto
los mendigos ocupan sus puestos
rutina

12 de junio de 2014

el rallo también tiene que ver con el agua..


El 6 de marzo de 2010 escribía: cuando se oye el tren, llueve; pero es más bien: cuando llueve se oye el tren.
No lo entendía ya que la lluvia viene del sur y los trenes están al norte.
Ayer, mientras corría en el parque lo comprendí. Se vio el rayo y todo siguió en calma, pero luego se oyó el trueno y todo el viento corrió hacía él.

10 de junio de 2014

Hoy catorce años y ocho meses, y sí, hace tiempo que sé que es inmortal. Lo sé porque en su día pregunté cuanto viviría y la respuesta fue: entre doce y catorce años. Él cuando pasa el fin de semana con su hermano humano lo duda y creemos que es porque lo tratan como a un centenario. Sí, lo dijo la veterinaria, es centenario. Aunque eso solo es un inconveniente cuando vamos por la calle, aquí y allá, alguien se para y dice: qué le pasa? (A los centenarios humanos los tienen guardados y no es posible verlos por la calle, por eso, la gente es capaz de ver solo lo evidente; cojea.) Les respondo con alegría que es muy mayor y me miran como si fuera un maltratador. Claro!, no saben que es inmortal, me digo. Ahora, últimamente, sueño con él todas las noches y es doblemente inmortal, en sus días y en mis noches.