Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



8 de septiembre de 2009

pizarnik y el verde

El agua verde en mi cara, he de beber de ti hasta que la noche se abra.
_____

niebla verde en los labios
_____

este verde muy amado
_____

Abre la boca
verde de sin raíces
la palabra sin su cuerpo.

3 comentarios:

Dr. Flasche dijo...

Cul d’ampolla/Poso de Botella (Poema de Josep Palau i Fabre)


El fons del mar és verd: verd és el fons de tots els ulls, si ho mireu
bé. El verd és el color de les profunditats. Els crims són
verds, les conspiracions són verdes, l’enveja és verda. En els culs
d’ampolla hi ha amagat el verí de totes les perversitats. No interrogueu
mai un cul d’ampolla. No vulgueu saber els seus secrets.
Hi ha un punyal que se us clavarà per l’esquena, que també
és verd. Hi ha els grans ulls verds de Lady Macbeth, sempre
oberts. Els petits ulls verds de totes les bruixes del món. Les
serps verdes. Avegades el verd es vesteix de festa i es presenta
amb vestit engrescador. Però qui sap mirar, mai no deixa de
veure, sota aquell vestit de primavera, d’arbre mogut per les fulles,
la mala intenció amagada. ¿Verd tendre, dieu? El més tendre
dels verds sap mil vegades més lletra menuda que el més ofensiu
dels vermells. El verd procedeix sempre a passos alambinats.
Quan us n’adoneu ja us ha pres l’amiga, l’amant, la muller...
Els ulls del gat són verds, els de l’Esfinx també eren verds, i
tots, quan odiem, tenim els ulls verdíssims.


El fondo de la mar es verde; verde es el fondo de todos los ojos,
si bien se mira. El verde es el color de las profundidades. Los
crímenes son verdes, las conspiraciones son verdes, la envidia es
verde. En los posos de botella yace escondido el veneno de todas
las perversidades. No interroguéis jamás el poso de una botella.
No queráis saber sus secretos. Hay un puñal que se os
clavará por la espalda, y que es verde también. Hay los grandes
ojos verdes de Lady Macbeth, siempre abiertos. Los pequeños
ojos verdes de todas las brujas del mundo. Las serpientes
verdes. A veces el verde se viste de fiesta y se presenta con un ropaje
encantador. Pero quien sabe mirar, nunca deja de ver, bajo
aquellos encajes de primavera, de árbol movido por las hojas, la
mala intención escondida. ¿Verde tierno, decís? El más tierno de
los verdes sabe mil veces más letra menuda que el más ofensivo
de los rojos. El verde procede siempre con pasos alambicados.
Cuando caéis en la cuenta, ya os ha robado la amiga, la amante,
la mujer...
Los ojos de los gatos son verdes, los de la Esfinge también
eran verdes, y todos, cuando odiamos, tenemos los ojos verdísimos.

Dr. Flasche dijo...

desde que lo leí, el verde me da miedo, aunque siga siendo mi color favorito...

a roja dijo...

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.
(Pablo Neruda)