Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



5 de septiembre de 2009

si consigo arrancar, ya veremos..

Siendo crío, me dijeron que tenía que leer en misa. Creo que era la muerte de mi abuelo. Ensayé en la sacristía en voz baja y cuando me tocó leer fui incapaz de hacerlo en voz alta. Mi padre se levantó y gritó: vamos arranca!.. y arranqué.

4 comentarios:

Dr. Flasche dijo...

Bueno, un punto de equlibrio estable es diferente de un punto de equilibrio metaestable. Quiero decir, el primero es un mínimo absoluto, el segundo un mínimo local...

En cristiano...del primero, resulta muy díficil salir, pero del segundo, con un empujoncito, se sale uno: ¡Vamos arranca!

Bienvenido!!

pd. vengo por encargo de una buena amiga suya!

a roja dijo...

Veo que mi buena amiga ha sabido a quién hacer el encargo. Gracias Dr.

cesar dijo...

Se ve que lo tuyo y la oratoria venía de la mano ya de hace tiempo. Y si no que se lo digan a la oronda alemana que te escuchaba tu discurso de Berlín de hace años... todavía no se ha recompuesto.En fín,...
Enhorabuena por este blog y gracias por hacerme participe de su nacimiento... larga vida a Albardial, esto promete.

a roja dijo...

Leí tu comentario esta mañana a primera hora. Llevo toda la mañana riéndome cada vez que me acuerdo de él, ..y esto, aún teniendo enfrente a un señor de Aenor, auditándonos.