Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



15 de octubre de 2009

El aire se satura
y todo huele a miel.
Bajo el cielo naranja,
respiramos la sospecha de que estuvieron los tramoyistas.
Todo está listo para el amor.
No llores.
Cuando vengan a recoger la basura, nos iremos.
La luz o corbata o reloj nos habrá anulado.
Entonces, ..entonces no me preguntes por el amor.

(De un chaval que conocí. 1982)

2 comentarios:

galicia maravillas dijo...

hoy el cielo estaba naranja, hasta que se apagó, pero mañana, se levantará impregnado de luz :) besos!!

u minúscula dijo...

memola este chaval