Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



8 de octubre de 2009

Pero a pesar de su débil sonido exterior, el marrón produce un poderoso sonido interno. La utilización adecuada del marrón crea una belleza interior indescriptible: la retardación. Si el rojo cinabrio suena como la tuba, el marrón puede compararse con el redoble del tambor.

(Wassily Kandinsky)

3 comentarios:

galicia maravillas dijo...

gracias por compartirlo :)
qué bonito es también lo de Clarisse :)
un besu :)

balaisdebruyère dijo...

habrá que vestir hoy de marrón. Necesito percusión

u minúscula dijo...

uf