Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



10 de diciembre de 2009

Paul Ricoeur: Porque, antes de hablar del valor social del espacio, hay que hablar de los valores corporales. Yo pienso que es porque ahora existe todo un campo de la psicología del espacio, como parte de la psicología de la acción. Cómo se comportan las cosas, sus obstáculos, sus caminos, sus direcciones, y las cosas no son solamente visuales..

No es solamente un espacio como lo distribuyen los ojos, sino que se le recorre con el cuerpo. Escuche: el otro día vi que había una relación muy, muy encubierta.. Que un alumno aprenda a hacer una doble pirueta.. para girar, antes hay que cerrar los ojos. Porque si nosotros intentamos ver a nuestro alrededor desde un centro, nos podemos caer de bruces. Eso quiere decir que no conocemos el cuerpo humano. En particular, existe una dictadura de la vista sobre el tacto, el olfato.. y entonces, bien, se descubre que andar, pasear, entrar, salir, abrir una puerta, cerrarla, refugiarse bajo un techo, son relaciones corporales. ¿Qué pasa entonces con las relaciones corporales en el espacio?