Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



19 de febrero de 2010

         y no seré otra cosa
               que el puro reflejo del payaso
    la arista irrelevante en el espejo
                  donde habitar con otros que dicen ser yo mismo
        y usan mi propio pasaporte
        y mi chaqueta oscura
        y la maleta
               del último viaje

la luz es un espacio sin memoria
               que da su sombra al tiempo

(Ángel González de la Aleja)