Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



5 de junio de 2012

Sé que faltan unas horas pero ya he visto, esta mañana desde el balcón de Fustiñana, la silueta de venus sobre el sol. En la carretera un coche orillado, su conductor fuera de él no sé si grababa o sacaba fotografías con un móvil. He bajado a por la cámara al comedor de Alcázar, al volver, el tránsito ya había concluido.