Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



26 de marzo de 2015

«El sol otoñal, tibio y sin amor, iluminaba la estatua y la fachada del templo. Tuve entonces la extraña impresión de que veía todas las cosas por primera vez»

«Hay muchos más enigmas en la sombra de un hombre que camina bajo el sol que en todas las religiones pasadas, presentes y futuras»

Giorgio de Chirico