Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



12 de febrero de 2016

jugueteaba el aire con la bolsa de plástico
hasta que rozó el charco
en mi fachada no hay charco,
pero igualmente vienen a morir las basurillas
ahora que sabemos que las bacterias pueden ver
y que nosotros podemos oír al universo,
yo he perdido el olfato