Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



30 de agosto de 2016

Hace años era más o menos habitual obtener lecciones de los sueños, hacía tiempo que no pero en la siesta de hoy ha vuelto a ocurrir, la relación con alguien que no tiene ninguna gracia encarada con humor, qué gran lección.