Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



29 de septiembre de 2009

Este es un mundo en el que cada uno de nosotros, conociendo sus límites -el peligro de ser superficial y la tentación de estar cansado- debe comprometerse con lo que le rodea, con lo que debe, con lo que puede hacer, con sus amigos, con su amor, bajo pena de perderse en la confusión universal, sin hacer nada, sin amar nada. Pero también es un mundo en el que ya no existe excusa para la ignorancia, para la insensibilidad, la indiferencia. Cuando un hombre nos expone una concepción de la vida que no es la nuestra, cuando encuentra bello lo que nosotros encontramos horrible, podemos sin duda dejar la habitación, por humor o por cansancio. Pero es una debilidad y una cobardía.

(Julius Robert Oppenheimer)

3 comentarios:

a roja dijo...

este le sonará Dr.

u minúscula dijo...

jej

Dr. Flasche dijo...

Efectivamente...

Hay una cosa que se llama la Born–Oppenheimer approximation muy famosa!

pero la frase...la tentación de estar cansado, realmente, es una tentación del yo, sugerente, como el canto de las sirenas!