Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



30 de septiembre de 2009

No podemos vivir eternamente rodeados de muertos y de muerte.
Y si todavía quedan prejuicios hay que destruirlos.
"El deber"
digo bien
"EL DEBER"
del escritor, del poeta, no es ir a encerrarse cobardemente en un texto, un libro, una revista de los que ya nunca más saldrá, sino al contrario salir afuera
para sacudir
para atacar
al espíritu público
si no
¿para qué sirve?
¿Y para qué nació?

(Antonin Artaud)

3 comentarios:

u minúscula dijo...

el otro día le mandé ese archivo de corpusculos a julio rey y en un pasillo del periódico me dijo que tenía que ponerme seria, redondear, publicarlo

yo, como siempre reticente

y el dijo: para qué escribes, rebeca?

y lo dijo con tanta dulzura

como la tuya,
gracias

Dr. Flasche dijo...

Me ha gustado realmente...

galicia maravillas dijo...

y coger impulso desde el marcapáginas...
besos!