Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



21 de noviembre de 2009

También hemos traicionado al agua.

La lluvia no se reparte para eso,
el río no corre para eso,
el charco no se detiene para eso,
el mar no es presencia para eso.


Otra vez hemos perdido el mensaje,
las vocales abiertas
del lenguaje del agua,
su inaudita transparencia palpable.


Ni siquiera supimos
beber la transparencia.
Beber algo es aprenderlo.


Y aprender la transparencia es el comienzo
de aprender lo invisible.


(Roberto Juarroz)

1 comentario:

paqui dijo...

el agua, el aire, el suelo,... no nos damos cuenta y nos traicionamos a nosotros mismos porque somos uno