Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



24 de enero de 2010

Cuando nos sentían pasar, ladraban ambos.
Hoy hemos vuelto a pasar después de mucho tiempo.
Él ha ladrado como si todavía estuviera el otro.
Enseguida se ha callado y el silencio ha sido como si faltaran los dos.

4 comentarios:

Dr. Flasche dijo...

me ha gustado mucho...

galicia maravillas dijo...

es muy triste no? creo que por aquí también falta un toque de color :) un biquiño :))

vio le ta dijo...

me acordé de los amigos que se han ido
y me dejaron ladrando sola

Paqui dijo...

Me gusta triste pero cierto, todos tenemos alguien a quien recordar