Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



23 de enero de 2010

el agua ha dado una tregua,

sí, por eso y también porque me han devuelto a Gufo (Gonzalo se va a Angola el lunes), he vuelto al monte
las defensas de los hormigueros, altas, fuertes, preparadas
las matas arrastradas por el viento simulan el correr de las liebres. o es al revés?
la tierra no puede tragar más y el Albardial corre como nunca