Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



17 de junio de 2010

Dormir nos ocupa gran parte de nuestra vida y si el entorno en el que dormimos está alterado, las tensiones diarias serían más penetrantes, nuestro temperamento más irritable y nuestro cuerpo podría ser más vulnerable a la fatiga y enfermedades.
Los lugares "alterados" por energías pueden interrumpir el sueño; los niños son especialmente sensibles e intentan evitar estas energías durmiendo en un extremo o atravesados en una esquina de la cama..
Muchas personas empiezan a sospechar que tienen un problema cuando continuamente duermen mal, y mejoran al no estar en su casa.


(Horacio C. Clatro y Silvia Saiz)