Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



16 de junio de 2010

Según sus teorías, la Tierra está recubierta por una, así denominada, retícula global (figura 1) compuesta de ondas fijas, que parecen causadas por el Sol, si bien en opinión de Hartmann su regularidad hace pensar también en una radiación terrestre que proviene del interior del planeta y que se ordena en forma de retícula al atravesar los cristales de la corteza terrestre.

Figura 1. Retícula global con orientación magnética. Los puntos de intersección son particularmente patógenos.

La retícula sigue la orientación magnética, en franjas de aproximadamente 20 cm de ancho que van desde el Polo Norte magnético hasta el Polo Sur. En el área centroeuropea dichas franjas están dispuestas con una distancia entre ejes de aproximadamente 2,50 m y las franjas perpendiculares a ellas, de orientación Este-Oeste, con una separación entre ejes de aproximadamente 2 m. (figura 1).
Experimentalmente se ha llegado a la conclusión de que tales franjas producen efectos perjudiciales sobre la fisiología y, en particular, los puntos de intersección, en el caso de prolongada permanencia sobre ellos (por ejemplo camas).
..
Según Hartmann, la solución más radical es desplazar la cama de la zona de perturbaciones y, en especial, de los puntos de intersección. (figura 2).

Figura 2. La cama de la derecha situada junto a la pared ocasionó trastornos de salud que desaparecieron, sin medicamentos, trasladándola al lado izquierdo.

(Ernst Neufert)