Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos
No aprenderé las palabras que me están rozando
ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas
Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

(Vicente Aleixandre)



23 de febrero de 2011

los mirlos se festejan
ahora, somos invisibles a sus ojos

2 comentarios:

Dr. Flasche dijo...

En "Excalibir", una película sobre el rey arturo, cuando éste conoce a Ginebra le pide a Merlin que lea el futuro y vea que pasarán...Merlin empieza a hablar sabiamente, y además le hace una predicción...pero Arturo ya no escucha...esta mirando ardientemente a Ginebra...

Más tarde, las profecías de Merlin se cumplen, pero no como un destino que ha de venir, sino por el impetu de Arturo por traer el futuro a sus días...

Creo que siempre somos invisibles para los mirlos, sólo somos un elemento más de su entorno...ellos no saben de futuro, pasado y otras intencionalidades...

Natalia Litvinova dijo...

e invisibles a sus alas,


abrazo,

N.L